Receta de mousse de fresa en menos de 30 minutos

Cocina Saludable
Compartelo!

Pues bien, alégrate, ¡Esta receta de mousse de fresa es multiestacional! Tiene la frescura absolutamente primaveral y veraniega de la fresa o frutilla, más la dosis calórica justa y necesaria contenida en la nata o crema de leche, para amortiguar las bajas temperaturas otoñales e invernales. Pero, ah, si estas en medio de los hemisferios terrestres Norte-Sur, vives en fortuna, ¡tienes fresas con nata todo el año!

Y no solo eso. El mousse de fresa es uno de esos postres que se prepara sin necesidad de seguir meticulosas medidas milimétricas y que tampoco te pone a prueba con exigentes habilidades reposteras de chef francés. Te tomará cuando mucho unos 30 minutos, a cambio de largos momentos saboreando una delicia.

Nada más que por estas razones, este postre de mousse de fresa ya es sensacional. Imagínate lo que será cuando los prepares… ¡Entrarás al olimpo de los dioses del invierno, del otoño, del verano y de la primavera!

como hacer mousse de fresa

Foto: P.Lechien [CC0], via Wikimedia Commons

Cómo hacer mousse de fresa paso a paso

Ingredientes:

  • 500 gr de fresas
  • 250 gr de nata montada*
  • 4 huevos
  • Azúcar al gusto

*La nata montada también puede conseguirse con el nombre de crema de leche o crema batida, pero en ningún caso la confundas con crema chantillí 😉

Preparación del mousse de fresa fácil

Fresas rojas, jugosas, frescas y sin hojas… ¡al triturador! Haz un puré con la fruta sin añadirle agua, conservando la consistencia que su propia pulpa y líquido le darán. Luego límpialo de semillas, pasándolo por un colador o tamiz.

como-hacer-mousse-de-fresa

Primer paso: pulveriza puré de fresas.

Aquí entra la nata. Mézclala con el puré de fresas y comienza a emocionarte con el color rosado que tendrá tu mousse de fresa.

crema-receta-de-mousse-de-fresas

Segundo paso: mezcla el puré de fresas con nata.

Ahora toma los huevos y separa claras de yemas. Derrama las claras en un bowl y con ayuda de una batidora, remuévelas hasta conseguir que estén a punto de nieve. Agrega el azúcar que desees a tu nevado y bate un poco más, hasta que la mezcla quede homogénea. Prueba que el azúcar sea suficiente.

Tercer paso: bate huevos nevados con azúcar.

Tercer paso: bate huevos nevados con azúcar.

Incorpora suavemente la nata fresada al nevado, revolviéndolos como si estuvieran bailando una delicada pieza de vals. Cuando ya sean uno solo, vierte todo en vasos o copas de vidrio, a los que puedes adornar con trocitos de fresa encima o adentro de la composición. Lleva a la nevera durante tres horas y ¡voilá! ¡ya estará listo tu mousse de fresa!

Feliz temporada fría o caliente, donde quiera que estés 🙂

Compartelo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *